22.10.10

Los hombres como víctimas.

Dentro de todos los tipos de violencia, está una que se da por género. El grupo mayormente afectado es el género femenino, debido a las circunstancias sociales y culturales de desigualdad y desventaja a las que estamos sometidas. En este sistema machista y patriarcal, las mujeres conformamos el grupo vulnerable, y por ello hacen falta acciones afirmativas con el fin de promover la equidad.

La violencia que se da entre los hombres y hacia los hombres, también tiene relación con su género. No son precisamente un grupo vulnerable, y suelen ser ellos quienes ejercen la violencia contra hombres y mujeres. Sin embargo, son víctimas de los valores del patriarcado y de la construcción social de su género. La masculinidad necesita ser reafirmada, y esto se logra a través de un alejamiento de lo femenino. Así, se espera de los hombres que tengan control, poder, fuerza y un estatus económico alto. En México al menos, esto se ha manifestado en luchas de poderes y corrupción. En los últimos años la mayoría de las víctimas de ejecuciones extrajudiciales son de hombres a manos de hombres. Ellos cumplen con lo que se espera de su género: son violentos y buscan el poder. Son egoístas, impositivos y prepotentes.

Buscan satisfacer lo que la sociedad les reclama para ser alguien en este mundo: tener dinero y poder por cualquier medio, y en un país tan violento y corrupto como este, ser político o narcotraficante es una forma casi segura de obtener todo lo que se quiere materialmente. Al menos así parecen opinar los más jóvenes.

Son poquísimas las mujeres involucradas en el narcotráfico y el sicariato, y muchas de ellas son de alguna forma obligadas por sus parejas hombres.

La violencia contra los hombres tiene más que ver con el poder y el dominio, sin embargo ambos se esperan de los hombres como parte de su género. A ninguna mujer se le exige socialmente hacer mucho dinero ni conquistar "jurisdicciones", como se les llama a las zonas que según ellos, pertenecen a ciertos grupos del crimen organizado.

Supongo que todo es resultado de una mezcla entre el neoliberalismo, el patriarcado, la educación que tenemos, entre otras muchas cosas.

2 comentarios:

Ministry of Silly Walks dijo...

A mí me parece simpático escuchar a gente hablar de las sicarias como diciendo que también las mujeres somos malas, pero exagerando su participación en todo este relajo.

Luego me quedo pensando que al final de cuentas, que no tenemos también derecho al mal? Fue Graciela Hierro quien lo dijo?

Ser Filosofista dijo...

Ya sabes que culturalmente se espera que seamos unas santas. La otra vez me dio mucha risa que una señora dijo: "ya ve que ahora hasta las mujeres dicen palabrotas" jaja.