25.1.11

Gracias a Dios.

Dicen por ahí que no se mueve una pluma de ave sin la voluntad de Dios. Démosle gracias entonces a que ha sido su santa voluntad que nos veamos envueltos y envueltas en las siguientes situaciones:

Las guerras: las dos más famosas. Las guerras francesas. La guerra en México. La guerra del Golfo, la guerra en Chiapas, la guerra en Kosovo, la guerra en Rusia, la guerra en Armenia, la guerra en Corea, y todas las demás.

La tiranía: gobiernos como los que han tenido España, Yugoslavia, Chile, Argentina, Japón, China, etc.

Las enfermedades: la varicela, la tifoidea, la peste, el sida, la corea de Huntington, y las otras.

La maldad entre las personas: el abuso sexual, la tortura, la violencia emocional, el rapto, el secuestro, los asesinatos. Aquí, hay gente que opina que eso es algo entre personas y no con Dios, pero volvemos al principio ¿no se supone que no pasa nada sin que sea Su voluntad?

También demos gracias a Dios por el Yihad, por la Santa Inquisición, por la guerra cristera, por el separatismo sij, por el intento de abolición del budismo tibetano (aunque es ateo ¿lo saco de la lista?), por el odio de la gente protestante a la católica en Irlanda, por la gente que mata ateos y ateas en Estados Unidos de Norteamérica, por los que estallan templos hindús en Irak, todo eso.

Por el sistema de castas hindú. Por el machismo judeocristiano y budista. Por la burka islamita.

Por todo eso, gracias :)

8 comentarios:

Enrique dijo...

Ser Filosofista:

Es una buenísima crítica.

Pero, fuera de lo que diga la Iglesia, según Jesús, "Dios ha hecho al ser humano libre para elegir". Así pues, Él no sería culpable de nada.

Saludos.

Ser Filosofista dijo...

Enrique, gracias por el comentario.

Creo que es un tanto contradictorio ese asunto del libre albedrío, con la idea de que hay un Dios bueno con sus hijxs. Es como si tú tuvieras dos hijos, y uno golpeara al otro mientras tú sólo te limitabas a verlos sin intervenir, porque te parece más importante el libre albedrío de uno de ellos, que evitarle el sufrimiento al otro.

Luego están las catástrofes naturales, las enfermedades congénitas y todas esas cosas que generan sufrimiento y que difícilmente tienen intervención humana.

Ahí tenemos, un ser supuestamente divino que permite que sus hijxs sufran pudiendo evitarlo (en caso contrario, le quitamos lo de omnipotente). Incluso aunque se tratara del libre albedrío ¿no fue Dios supuestamente quien hizo a los seres humanos? De ser así, es responsable de haberles dotado de la capacidad de hacer sufrir a sus congéneres.

Entre otras razones, ese problema del mal que en algún momento planteó Epicuro, me convence como mínimo de que no existe un dios como el que cuenta el judeocristianismo.

Besos.

Enrique dijo...

No sé... Yo lo veo algo así:

Imagínate que tienes un hijo y éste quiere una moto. Tú sabes que si sube a la moto correrá el riesgo de matarse (o de matar a otra persona). ¿Qué haces, le cortas la libertad y el deseo de subir en moto para evitar que se mate o que mate a otra persona, o le compras la moto para que sea feliz, y le previenes?

Yo creo que algo así hace Dios: nos deja subir a la moto, y él nos previene (con los mandamientos, mandando a Jesús, que habló solamente de paz y de amor, de igualdad entre sexos, de perdón...). Luego, lo que hagas tú, la utilidad que le des a tu libertad y a tu moto, eso es otra cosa.

Pienso que si Dios interviniese para evitar que "un hijo pegue a otro", entonces, en primer lugar, no habría libertad; y en segundo lugar, todo el mundo tendría que estar siendo paralizado por Dios... porque dime tú una única persona que no haya molestado alguna vez a otra, aunque haya sido sin querer.

No sé... A ver, lo mío con Dios es algo extraño. Creo y no creo. No soy el típico agnóstico que no cree pero no niega que pueda existir. Mi caso es al revés: creo, pero no niego que pueda no existir. Y, además de esto, hay muchas cosas que pongo en duda, a parte de que en mi fe mando yo. Ni curas, ni Iglesia, ni nada. Yo no soy ni católico, ni protestante, ni ortodoxo; no voy a misa, pero rezo por las noches (no sé si me escuchará alguien, pero sienta de maravilla descargarse)... Yo trato de alcanzar el ideal cristiano: ser como Jesús, que para mí es todo un modelo a seguir. Y, a parte de cristiano, tengo muchas mezclas... pues soy un poco budista, kantiano, nietzscheano, etc, etc.

En resumen, como diría Ortega y Gasset: "Yo soy yo y mis circunstancias". Si ya un "queer" no tiene claro qué es... yo meno aún. Jajaja.

Ya irás viendo que tengo unos líos en la cabeza que a veces sólo yo comprendo.

Besos.

Ser Filosofista dijo...

Sí, voy aprendiendo cosas de ti. Que amas esa frase de Ortega y Gasset, que eres agnóstico y que me gusta cómo escribes.

Entiendo la parte de la libertad personal, pero de cualquier forma se me hace extraño un dios bondadoso que creo seres con la capacidad de ser tan crueles entre sí y con el resto del mundo. No me parece algo que haría un ser omnipotente y bueno, pero en fin, son opiniones, supongo.

Dejas de lado que no todo el sufrimiento tiene su origen en el actuar humano.

Esto, creo yo, sólo contradice la idea de que existe un dios omnipotente y bueno, nada más.

Para negar la existencia de un dios tal vez habría que ir más lejos. No sé bien cómo probar, ni desde la lógica, la existencia de eso en lo que creen lxs deístas, aunque yo no crea en tal cosa porque me parece absurda e innecesaria. Quiero decir, le doy tanta seriedad a eso como a la existencia de aquella famosa jarra que gira en órbita fuera de la Tierra.

Un abrazo Enrique, siempre es genial intercambiar contigo.

Enrique dijo...

Hay una canción de Mago de oz, titulada "Creo", que puede que te guste:

Creo en la amistad,
que no pide edad.
Creo en el amor,
sin condición.
Creo en la humildad
del que sabe ganar.
Creo en el honor
sin uniforme ni Dios.

No creo en un altar
que salve mi fe.
Ser honesto es mejor
que un cielo lleno de himnos.
No creo en un líder
que dirija mis pies.
Mi rey es mi voluntad,
mi patria mi hogar.

Sé que existe un lugar más allá entre las estrellas
donde nacen los versos que yo nunca pude encontrar;
donde el alma dé a luz y al parirte te nazcan besos
con labios de esperanza.
Yo creo en ti, creo en mí.

Sé que existe un lugar donde hallar un beso perdido,
donde nacen los sueños
y maman oportunidad;
donde hacerte el amor sea morir dentro de tu cuerpo.
Creo en una caricia, creo que existe ese lugar

Creo en una pasión,
ella es mi voz.
Creo que al final...
te encontraré.

Ser Filosofista dijo...

No me gusta Mago de Oz, pero me gustó bastante la letra, gracias.

Anónimo dijo...

Gracias a dios que existen post como este!!!
Lector no. 4

Ministry of Silly Walks dijo...

Creo que creo, pero no en un dios sino en muchos (digo, con qué derecho se merece uno más existencia que otro, que no? democrática que es una y politeísta que me he vuelto) sin embargo no tolero, me revienta, me encabrona el "Gracias a Dios... (inserte aquí el agradecimiento)". Un ejemplo: Gracias a Dios que no nos pasó nada en el accidente.
Y los otros? a los que sí les pasó? ellos sí pueden culpar a dios o también deben agradecer? O sea, cómo funciona esto de la voluntad de dios y del agradecimiento?

Últimamente pienso en algo que dijo un filósofo francés: dios sí existe, creó todo esto pero ya se lavó las manos y ya no está aquí. Anda en otro universo y mientras aquí los que tenemos que hacernos cargo somos nosotros.