6.9.11

Privilegios femeninos.

Se la han pasado hablando de privilegios masculinos, y nadie, oh pobres personas, se ha puesto a pensar todos los privilegios que tenemos las mujeres.

Por citar un ejemplo, hace poco un gran señor, con la boca desbordada de sabiduría, dijo que las mujeres podemos obtener cosas mediante nuestras lágrimas (me acordé de súbido de aquel señor que hizo que su esposa regresara con él siete veces antes de mandarlo definitivamente al diablo, mediante chantaje emocional, lágrimas mil, y dos intentos de suicidio malogrados). Y claro, tiene toda la razón. La última presidente (¿presidenta?) que tuvo nuestro país, consiguió la unanimidad de los votos porque se soltó llorando el día del debate entre candidatos (y ella como única candidata).

También podemos acceder a la deliciosa tarea de parir seis niños y seis niñas, y hacernos cargo todo el día de ellos y ellas, sin hacer nada más, porque ser madre de tiempo completo es el sueño de cualquier persona ¿cierto? Porque en este planeta nadie quiere, no sé... por decir algo, ganar dinero y fama internacional por su trabajo. Y es que creo que hay un país donde se otorga algo así como el Nobel pero de la maternidad. No estoy desvalorizando el trabajo de las madres de tiempo completo, sólo me cuestiono si de verdad alguien puede cubrir todas sus necesidades de esa forma.

Otra cosa es que podemos llorar sin que nos molesten, al ver una película conmovedora. Apuesto a que todos y cada uno de los hombres del planeta, cedería el ganar hasta el doble que una mujer por el mismo trabajo, a cambio de la delicia de poder llorar viendo Bambi. Ah, y la representación política, que a nosotras qué nos importa, si podemos ver telenovelas todo el día.

¿Estoy exagerando, otra vez, cierto?

9 comentarios:

Sunseeker dijo...

Sí, estás exagerando.

No son todo náuseas y contracciones. Tenéis el don de dar la vida, y de llevarla dentro y sentirla durante nueve meses.

Eso no hay sueldo que lo pague. Te cambiaría ahora mismo.

Y yo he llorado viendo Ghost como el que más.

Enrique dijo...

Sunseeker:

No todo son náuseas y contracciones, pero tampoco es todo color de rosas. Y en ciertas gestaciones sí son todo problemas.

Ah, y no tienen el don de dar la vida. Lo tenemos hombres y mujeres. El cigoto no se crea solo con un óvulo. Y las crías no se cuidan solas.

Saludos.

Sunseeker dijo...

Enrique, la verdad es que los hombres nunca sabremos cómo se siente una patadita de tu hijo dentro del vientre. Lo demás, biología y circunstancia.

Enrique dijo...

Tienes razón, Sunseeker. Mas considero equívoco quedarse ahí parado. A veces tengo la sensación de que el mundo trata de mostrarnos que la paternidad y la maternidad son mera cuestión de sentir o no sentir una patada u otras cosas en tu interior.

No sentiremos patadas, pero siempre pueden sentirse otro tipo de emociones.

El paso de los días esperando la llegada de tu también bebé, el ver y sentir a tu pareja de un modo distinto (como una super heroína que hace una labor para mí más emocionante que la de Spiderman), el acariciar la barriga de tu pareja... Esas son sensaciones desde afuera, sí, pero igualmente sensaciones que pueden ser también emocionantes y maravillosas.

Y después... Después llegan los cuidados, los abrazos, los besos, etc. Sí, también cosas malas, no hay que negarlo, porque el cuidado y la educación de un hijo o una hija no siempre es todo color de rosa. Pero la vinculación con tu hijo/a también puede sentirse incluso desde que tu pareja lo gesta, aunque no lo lleves dentro. Y por supuesto, la vida de tu hijo/a no dependerá exclusivamente de la gestación y el parto. Hay que criarlos una vez que nacen. Y eso es un trabajo que los varones también podemos hacer. Ese trabajo de criar, cuidar, mimar, educar... también da la vida.

No portaremos embriones dentro. No obstante, podemos portar un gran cariño y amor por ese/a pequeño/a que viene al mundo también gracias a nosotros... y que con nosotros, junto a la pareja, seguirá adelante... con vida.

Un cordial saludo.

Enrique dijo...

De todos modos, el poder llevar o no un/a bebé dentro, creo que no es un privilegio en sí mismo. Opino que se trata más bien algo de gustos y formas de ver. Para algunas personas puede que así lo sea, un privilegio; pero para otras tantas, como puede ser el caso de Ser Filosofista y otras personas, no.

Nos han metido mucho en la cabeza la cuestión del ser o no ser... Y no vemos que muchas cosas pueden ser y no ser, en tanto que son cuestiones de perspectiva o comparativa.

Yo, en mi país, dado que mido 1,48 metros, soy considerado como una persona bajita. Pero, ¿soy bajito? No; simplemente, aquí, al lado de gente alta, se me ve así. Mas si me fuese a un país en cuya estatura media sea similar a la mía, no seré bajito. Por ende, soy y no soy bajito.

Aquí es lo mismo. No creo que Ser Filosofista esté exagerando. Pineso que, más bien, solamente está expresando su forma de ver y sentir su posibilidad de gestar. Nada más.

Para ti sentir una patadita puede ser precioso, pero puede ocurrir que haya mujeres que sientan patadas fuertes y acaben hartas de ello.

Ya te digo: cuestión de perspectiva.

Saludos.

Ser Filosofista dijo...

Sunseeker, coincido con Enrique absolutamente en lo que te ha respondido.

Sería genial que la biología permitiera que hombres y mujeres gestáramos, así ustedes podrían elegirla libremente, y los homosexuales podrían felizmente ser padres biológicos sin meterse en el lío de la adopción (que al menos en este país es casi imposible para ellos).

Yo estaría encantada de la vida con eso. Desgraciadamente, la biología nos limita.

Por cierto, jamás he llorado viendo una película.

Saludos.

misteriosa dijo...

Sunseeker, claro que no todo son náuseas y contracciones, también están los ataques de ansiedad, los mareos, las posturas incómodas, el no dormir, el dolor sin poder tomar ni un gelocatil, el riesgo de parto prematuro y pasarte todo el día en la cama sintiéndote como una "incubadora", el que en el parto no te respeten, te corten sin preguntar y sin preocuparse del futuro de tu vida sexual, te traten como si tuvieras 3 años o fueras retrasada mental, te griten, te aten, ... Desde luego, ¡todo un privilegio! ¿Quién no iba a quererlo? Yo te lo cambio ¡YA!

Anónimo dijo...

En todo caso gestar no sería un privilegio como ganar más dinero.Gestar es fisiológico , ganar más es un privilegio social.

Aparte que las dificultades , incordios y malestares de gestar son producto de que las mujeres no tenemos el privilegio de ser dueñas de nuestro cuerpo ( que se ve claramente en cuestiones sanitarias) es decir de nosotras mismas.

Kuxille

Ser Filosofista dijo...

Kuxille:

Ganar más implicaría para las mujeres menos pobreza. Eso incluye menos muertes, menos hambre, más salud y todas esas cosas para las que desafortunadamente se necesita plata.

Y ni hablar de lo que mencionas sobre no ser dueñas de nuestro cuerpo. Totalmente de acuerdo.

Un abrazo.