27.11.13

La culpabilización de las mujeres.

Cambiar la sociedad hacia una más justa y sin discriminación alguna, es una oportunidad que compartimos hombres y mujeres.

En lo referente a discriminación negativa sexista, considero que para quienes ejercen formas de discriminación contra las mujeres (sin importar su sexo y género) el cambiar su conducta a una no discriminatoria, es una obligación ética, y para quienes sufren la discriminación sexista (en su gran mayoría y con mayor frecuencia, mujeres) provocar un cambio social es una oportunidad para terminar con la discriminación.

Ahora explicado con manzanas:

7 comentarios:

Enrique dijo...

No entiendo muy bien a qué te refieres con que es una oportunidad para quienes padecen la discriminación. ¿Oportunidad por qué? ¿No sería más bien un remedio? Quiero decir, no es algo que se elige; no es como quien quiere viajar a un país y le sale la oportunidad de ir gracias a un programa del Ayuntamiento que deja el precio del billete más barato gracias a una subvención.

Para la víctima no es una oportunidad: es algo de lo que no le queda más remedio si quiere sobrevivir.

Un abrazo.

Ser Filosofista dijo...

Me refiero a que la víctima puede elegir entre tomar o no, las oportunidades que tenga para remediar la discriminación, en comparación con el victimario que debería estar obligado a hacerlo. Las víctimas lo van haciendo en la medida que les molesta la discriminación y les es posible hacer un cambio.

Un ejemplo: hay mujeres a las que no les molesta que les digan lo buenas que están cuando caminan en la calle. Ellas no suelen hacer nada. A otras nos molesta, algunas hacemos algo (como enfrentarlos) y otras no hacen nada (por las razones que ya sabes).

Así pues, tenemos la oportunidad de pedirle al sujeto que se calle en ese momento (aunque probablemente no funcione), remediando la situación momentáneamente, o seguirnos de largo. Pero el que debería ahorrarse sus comentarios por iniciativa propia, es él. ¿Quedó más claro?

Un abrazo de vuelta.

Enrique dijo...

Sí, me ha quedado más claro. Gracias. Pero, la verdad, ahora me gusta menos todavía eso de oportunidad. Si es una oportunidad, como dices, entonces se puede caer en el error de afirmar que las personas matratadas o discriminadas tienen la culpa porque tienen la oportunidad y no la aprovechan. Pones el ejemplo de las mujeres piropeadas y que no se quejan, pero, ¿y qué hay de una persona que sufre dependencia emocional o económica y se deja atacar? ¿También le gusta y por eso elige no aprovechar la oportunidad de cambiar el problema?

Saludos.

Ser Filosofista dijo...

Pensé que era obvio que no creo que haya culpa en las víctimas. De eso se trata esta publicación, precisamente. Cuando escribí: “otras no hacen nada (por las razones que ya sabes)”, pensé que era evidente porque he escrito bastante al respecto. Pero igual de aquí nace otra entrada.

Un abrazo.

Enrique dijo...

Sí, Ser Filosofista, entiendo que no querías decir que las víctimas sean culpables. Simplemente me estoy centrando en el concepto que das de "oportunidad", porque no me gusta.

Otro abrazo para ti.

Ser Filosofista dijo...

¿Qué te parece si digo que lxs victimarixs tienen la obligación de detener la violencia, y que algunas víctimas, algunas veces, tienen oportunidades de actuar de forma tal que pongan un límite? Refiriéndome a las que sí están en posibilidades de hacerlo, pero sabiendo que hay otras tantas que definitivamente no tienen una sola oportunidad.

:*

Enrique dijo...

Me parecería genial, entonces.

:D

Un abrazo fuerte.