10.5.15

Ser madre es aberrante.

De verdad. Que te crezca una gran panza es lo de menos. Lo peor es lo que viene. Tener que hacerte cargo de otra persona que va a depender tantísimo de ti... No sé. Las niñas y niños son extremadamente sensibles a los cambios de humor de la madre, y se debe estar todo el tiempo feliz para no darles en la torre (joderles, pues). Se debe tener todo el tiempo disponible para contestar con cuidado y tan ampliamente como auieran todas sus preguntas, ayudarles a reflexionar en lugar de sólo contestarles para imponerles una verdad y adoctrinarlos como chimpancés. Hacerles comida sana, vigilar todo el tiempo que no tengan malas influencias en televisión o en otras partes, soportar que hagan berrinches antes de aprender a no hacerlos, oír sus gritos y sus lloridos en la noche, cambiar sus pañales...

Las mujeres que ya son madres me cuentan que es lo mejor que les ha pasado... Hasta que toman confianza. Entonces muchas dicen que quisieran no haber tenido, o que habrían tenido menos, o después. A veces empiezo a decir que es agotador y esclavizante. Invariablemente todas asienten. Las que no, suelen ser mujeres digamos sin mucha vida personal. 

No sé, creo que tanto así como “realización”... Creo que ser madres nos hace demasiadísimo como los otros animales, que toda su vida se trata de nacer, crecer, reproducirse y morir. Con descansos y cositas incluidos, pero no más. Obviamente, se siente increíblemente genial ver a tu bebé cuando nace y hace otras cositas lindas. Obviamente se siente por ellos y ellas un amor irrefrenable, porque es lo que hizo la evolución para que no lxs tiraras inmediatamente a la basura. Así la evolución se encarga de la supervivencia de cada especie. Sin embargo, ¿no está medio tonto buscar voluntariamente la friega que es tener hijxs, sabiendo que ese amor que supuestamente se busca, es en realidad lo que evita que lxs abandonemos de lo difíciles que son y nada más? Aparte, si no se tiene tampoco es como que se eche de menos... 

Ahora, hay otra forma de tener crías sin tanta friega, y es siendo irresponsables. Pegándoles para que dejen de hacer algo, adoctrinarlxs, o no hacerles mucho caso. Como tantos padres. Y la verdad me parece execrable. Como si no hubiera una buena forma de criar hijxs y seguir nuestros sueños y realizarnos personalmente. Salvo que la realización sea precisamente esa, y entonces siento que seriamos como vacas. 

Ya, es horrible lo que acabo de escribir. Afortunadamente esto es anónimo, y la gente que conozco y me lee, creo que me entiende perfectamente. No sé. ¿Feliz día de las madres? :/

2 comentarios:

Jerry 2al dijo...

Uno esperaría una visión más amplia del concepto de Mujer en unión con el de Madre en alguien con cierta formación académica, como aparentemente es la autora del post. Sin embargo, el discurso se pierde en lugares comunes, estereotipos e ideas preconcebidas tendientes a respaldar su propio estatus.

Ser madre es todo lo que menciona, pero es aún más. Conlleva esas responsabilidades, sin que ello signifique que se renuncie a otros ideales. Hay madres que estudian. Las hay quienes trabajan. Incluso las hay quienes estudian y trabajan. Para una madre el serlo no es sinónimo de renunciar a sus ideales.

Menciona la autora que ha conversado con varias madres y que, en cierta medida, le dan la razón, ya sea de manera directa o indirecta, a su punto de vista. Habría qué preguntarse en qué círculos se mueve y con qué mujeres se relaciona.

Porque es evidente a lo largo de este y otros posts que hay un problema de tipo social y/o familiar en ese tema. Una presión que se hace tolearble sólo mediante el autoconvencimiento de que se está bien, aunque sea más que obvio que hay conflicto emocional con ello.

Una pena.


Saludos.

Ser Filosofista dijo...

Pues ya ves, Jerry, que Uno es malísimo para predecir la variable dependiente cuando la independiente es el grado académico.

Y el problema no es sólo de tipo social y familiar. Tengo un profundo daño psicológico, tan grave que ni el internamiento psiquiátrico ha logrado sanarme.

Así les toca la vida a algunas personas.