8.6.13

Mitos sobre el feminismo I.

Las feministas no odiamos a los hombres. Esto no se debe confundir con que reprobamos enérgicamente muchas de las conductas del género masculino, como el no involucrarse en la crianza, agredir sexual, emocional y físicamente a las mujeres, etcétera. Así, no estamos de acuerdo en algunas partes del estereotipo masculino, pero el problema no es directamente con los machos de nuestra especie, sino con la imposición social de estereotipos negativos de género y sus consecuencias.

Feminista y lesbiana no son sinónimos. Defendemos la equidad de sexos y géneros por cuestión de convicción y porque es justo. También porque nos incumbe como mujeres. Pero que exijas que las mujeres gocen de sus derechos no tiene correlaciòn positiva con que te den ganas de vivir entre los brazos de una. (O sea, una cosa no tiene NADA que ver con la otra). Tampoco significa que no existan lesbianas feministas, pero no todas las feministas son lesbianas y no todas las lesbianas feministas (de hecho conozco una que es tan machista que me enferma escucharla, por citar un ejemplo). Hay un movimiento en Buenos Aires de Lesbianas y Feministas por la Descriminalización del Aborto. Todas son feministas, no todas son lesbianas, todas son geniales. Por otra parte, hay hombres feministas, muchos, y ninguno es lesbiana n.n

No se necesita ser mujer para ser feminista. Sólo tener una agudeza mental suficiente para descubrir la desigualdad donde la hay, una seria inclinación por la justicia, y mente crítica (sobre todo, autocrítica).

Ser feminista tampoco se relaciona con ser o no una persona atractiva. Tal vez muchas feministas rompen alegremente con el estereotipo de belleza femenina que nos enseñó esta sociedad machista. Renuncian a usar zapatos altos, maquillaje, uñas largas y etcétera (el etcétera más largo del mundo si se toma en cuenta todo lo que venden para "arreglar" la descompuesta naturaleza de las hembras). Algunas deciden no depilarse, y no adelgazar como enfermas porque no necesitan tanto la aprobación social como la aprobación propia que da seguir con determinación los propios principios. No todas lo hacen. Haciendo a un lado el estereotipo de delgadez-depilación-845 cremas para la cara y otras para cada dedo del pie, la cara y el cuerpo de las feministas no es distinto del de las no-feministas o machistas en realidad. Las hay de todo tipo, color de piel, olor de pies, tipo de cabello, etcétera. Algunas de ellas encajan en lo que la sociedad reconoce como extremadamente bellas, igual que algunas no-feministas. Algunas son lo que se juzga como horribles, igual que las no-feministas.

Ejemplo: Ryan Gosling, que aparte de ser hombre encaja perfectamente en lo que nuestra sociedad cataloga como atractivo.

Otros mitos que son tan tontos que me da flojera expicar pero quiero que quede aquí escrito que son falsos:

Las experiencias traumáticas relacionadas con hombres, no te vuelven feminista. Tampoco usar ropa étnica, tener gatos ni tener sobrepeso. (¿?)


No hay comentarios: